Las disputas internas alejan a Iglesias de la oposición parlamentaria

Hace un año, en el comienzo de la campaña electoral del 20-D, Iglesias invocó en Cádiz el espíritu de La Pepa para reclamar una reforma constitucional, que entonces era el eje central de su proyecto político. El pasado viernes, el líder de la formación mostró su escepticismo no solo sobre la posibilidad de una revisión del texto sino también sobre el papel de Podemos en ese debate en el Parlamento. “Para llevar la iniciativa hay que tener los consensos. Porque presentar algo por registro que después no va a ir a ninguna parte yo creo que es muy difícil”, afirmó en RNE. Este giro ilustra el cambio de prioridades del secretario general, que tras competir en las urnas durante casi tres años como candidato a la Presidencia se centra ahora en la campaña interna, fortaleciendo el perfil de líder de un partido-movimiento.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2fXvszU

Imanes para combatir el lavado de cerebro en la cárcel

Una vez al mes, Salah Ouakili se presenta en la cárcel de Castellón. Allí, una veintena de presos musulmanes se sientan durante dos horas a escucharle. El imán Ouakili les explica cómo vivir en un país fuera del mundo musulmán, como aquí, en España, “tienen que cambiar el chip”. “Vendemos a los presos un islam de convivencia”, explica Ouakili. El imán tiene claro que esos encuentros sirven para rebajar la tensión dentro de la cárcel. A veces también, la dirección del centro consulta al imán acerca del contenido de algunos CD o de libros. Su experiencia debería ser la norma en las prisiones españolas, en virtud de Acuerdo de Cooperación del Estado con la Comisión Islámica de España. La realidad es que estas visitas son más bien la excepción. La precariedad de esta asistencia religiosa cuestiona la eficacia del programa que acaba de poner en marcha el ministerio de Interior para “tratar” a presos radicalizados y para el que piensa contar con la participación de “imanes moderados”. El proyecto español se sustenta sobre todo en el trabajo de psicólogos y funcionarios de prisiones. Confrontar a los extremistas con conocedores del islam resulta clave sin embargo según los expertos europeos, para desactivar a extremistas que tratan de justificar sus acciones con interpretaciones teológicas desorbitadas.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2h3o1TO

El Sky quiere a Froome sediento en el Tour

El peso de un corredor es el mayor misterio del ciclismo, la mayor obsesión. Perdiendo ocho kilos entre 2007 y 2012, bajando de 75 a 67 kilos, Chris Froome pasó de ser un ciclista del montón a ganar el Tour. Con menos cilindrada total (medida en consumo de oxígeno) y menos potencia absoluta en vatios, el británico consigue el mismo rendimiento relativo que Miguel Indurain, quien medía prácticamente lo mismo pero pesaba, en el momento de batir el récord de la hora en 1994, 14 kilos más. “Y perdiendo dos kilos en unas horas un día de montaña del Tour, Froome es capaz de ascender el Alpe d’Huez en 47s menos, lo que no es poco teniendo en cuenta que en 2015, por ejemplo, ganó el Tour solo por 72s. Y dos kilos los puede perder mediante una deshidratación controlada, funcional, bebiendo menos de lo que cierta lógica exigiría”.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2g0C63q

¿Netflix, HBO o Movistar?

El desembarco hace una semana de HBO España ha sumado un nuevo jugador al panorama de la televisión a la carta. La plataforma online de la cadena de cable estadounidense llega a un mercado, el español, que en los últimos tiempos ha visto cómo se multiplican las opciones que los espectadores tienen para disfrutar de sus series favoritas cuando y como quieran. Hace poco más de un año fue Netflix quien aterrizó en España, sumándose así a la plataforma online ya asentada de Movistar + (el antiguo Yomvi) y otros servicios también populares como Wuaki.tv o Filmin, estos últimos con mayor oferta de cine que de series.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2fXqSlb

Kafka, un tipo extraño según las mujeres

Fue el domingo 17 de noviembre de 1912 cuando Franz Kafka experimentó la sensación de no poder levantarse de la cama, de no querer ni poder hacer nada, deprimido por no obtener respuesta de su amada Felicia y por el peso de arrastrar la novela El desaparecido, que no arrancaba. La imagen del hombre degradado a animal, a insecto que no sirve para nada, la venía oyendo desde pequeño porque era un exabrupto asiduo de su padre; también hacía poco que su amadísima hermana Ottla se había puesto por vez primera en contra suya por su escasa implicación en la fábrica familiar; con el tiempo, afloraría también una latente fobia a los ratones, eso sin contar que había leído El Kondignog, relato de un danés, Johannes V. Jensen, donde una persona muta en horrendo y prehistórico animal… Todo eso condicionó y condujo a una de los relatos claves de la historia de la literatura, La transformación. Y detalles así solo puede conocerlos en la Tierra el alemán Reiner Stach, que ha dedicado 19 años de su vida a saberlo absolutamente todo sobre el escritor checo, sapiencia que ha plasmado en su monumental (de forma y fondo) Kafka, 2.360 páginas que ahora publica en dos tomos estuchados Acantilado.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2h3ipZE