En defensa de las mujeres

En una actitud que cabe calificar de ejemplar, el conductor de un autobús madrileño de la línea 29 impidió que el acoso que estaban sufriendo dos chicas en el interior del vehículo fuera a más; pero su intervención concitó la ira de los atacantes y acabó siendo agredido él mismo. El incidente se produjo a las siete de la mañana del sábado, cuando cinco jóvenes subieron al autobús y comenzaron a hostigar a las dos pasajeras que viajaban en su interior.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/1RgIgrw

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s