Una familia busca los restos de su padre que el Ayuntamiento perdió en el cementerio

Después de ocho duros meses de agonía, Antonio Benítez exhaló su último aliento el 20 de agosto de 1999, cuando tenía 55 años. Su familia tan solo quería que, una vez enterrado en el Cementerio de Jerez de la Frontera (Cádiz), “pudiese estar tranquilo”, como reconoce su hijo Javier Benítez. Pero la paz del descanso que se presuponía eterno acabó siete años después con una desagradable sorpresa. “Mis tías fueron a visitar su nicho y se lo encontraron vacío. Cuando pregunté me dijeron que lo habían trasladado por error a la fosa común, pero que lo iban a solventar”, relata Benítez. Más de 10 años después, la familia sigue esperando que el Ayuntamiento de la localidad, gestor del camposanto, les dé una solución.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2oadz04

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s