El irreductible adalid del conservadurismo

Los mítines se han convertido en el salvavidas del conservador François Fillon. Aunque no es el orador más brillante de la campaña electoral francesa, la capacidad de convocatoria de sus fieles más conservadores le ha permitido salvar su carrera cuando ya ni su propio partido, Los Republicanos, apostaba por su candidatura, asediado por escándalos de presunta corrupción por los que la Justicia le ha abierto una investigación. Llegue a donde llegue Fillon en estas elecciones, no habría podido llegar tan lejos de no ser por sus incondicionales.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2pyGHzW

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s