Presidente por la gracia de Dios

Si un bólido de motor diésel es capaz de ganar las 24 horas de Le Mans, François Fillon también es capaz de clasificarse a la finalísima de las elecciones presidenciales. Parece la suya una campaña de progresos lentos pero constantes. Puede quedársele corta la carrera, truncarse la remontada, pero también se le está haciendo larga a otros pilotos de motor explosivo. Como el propio Emmanuel Macron (En Marche!) . O como Jean-Luc Mélenchon (Francia Insumisa).

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2o4oX25

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s