Cristiano jubila a Ronaldo

El público del Santiago Bernabéu, a veces por ingratitud, otras por impaciencia y en ocasiones por falta de vergüenza, dedicó el martes un par de pitadas a Cristiano Ronaldo, la réplica moderna en el Madrid de Alfredo di Stéfano. Una de las razones por las que en una eliminatoria tan difícil, la peor de las posibles, la afición la toma con su jugador más determinante en los últimos ocho años, y autor de los dos goles en la ida, es que el público espera que Cristiano Ronaldo juegue igual con 32 años que cuando tenía 24. Le piden que sólo cambie dos cosas: el egoísmo y la vanidad, y que mantenga la velocidad, el regate y la ruptura. Cristiano, que se conoce a sí mismo mejor que nadie (ser narcisista tiene sus ventajas), ha hecho lo contrario: mantiene el egoísmo y la vanidad, y ha cambiado por fuerza mayor la velocidad, el regate y la ruptura.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2pDJYOr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s