Ohh, Champs Elysées

El poder iconográfico de los Campos Elíseos acordonados por la policía, el ejército y los bomberos, resume en sí mismo el estado de psicosis con que van a celebrarse las elecciones del domingo. Es una desgracia la muerte de un policía. Y es un mártir instrumental el terrorista que desenfundó el kalashnikov, pero la gravedad simbólica del tiroteo sobrepasa el mero balance hospitalario. Y adquiere un mensaje de propaganda feroz con la aspiración de influir en los propios comicios presidenciales.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2ovQmp3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s