El hermano del Che Guevara: “¡En mi casa no se hablaba, se discutía!”

Dicen que, cuando iba a ser ejecutado en un aula de una escuela perdida al sur de Bolivia, Ernesto Che Guevara miró fijamente a su verdugo y le espetó: “Póngase sereno y apunte bien. Va a matar a un hombre”. Así se conjuga el mito del Che, con referencias al sentido de la ética, de la dignidad y de la valentía que se le atribuyen al guerrillero argentino que impulsó la revolución cubana y que ahora tiene el rostro estampado en millones de camisetas y chapas. Cincuenta años después del fusilamiento, su hermano Juan Martín ha decidido romper el silencio con el que afrontó su muerte y ha publicado un libro, Mi hermano el Che (Alianza), con el que pretende mostrar su lado más humano y alejarlo del mito.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2oxTPTY

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s