Trump ataca públicamente al director del FBI después de destituirle

Donald Trump nunca lo ha ocultado. Prefiere el ataque a la defensa. Bajo ese principio tomó el martes la decisión más abrupta de su vertiginoso mandato: destituir fulminantemente al director del FBI, el independiente James Comey. Fue un ataque insólito a la yugular de unas de las instituciones más respetadas de EEUU, pero también un movimiento dictado, según sus opositores, por su instinto de supervivencia. La investigación de la trama rusa, las sospechosas conexiones de su entorno con el Kremlin durante la campaña electoral, se había vuelto la mayor amenaza en su horizonte político. Una bomba que podía estallarle en cualquier momento y que, pese la caída de Comey, aún puede impactarle. Algo que Trump intentó evitar este miércoles en una serie convulsa de tuits destinados a restarle al exdirector del FBI la credibilidad que le quedaba. “Comey perdió la confianza de casi todo el mundo en Washington”, afirmó.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2pwTMIJ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s