De los enamorados no se sospecha

Él, con camiseta negra sin mangas y pantalones vaqueros, y ella, con unas mallas piratas y un jersey de rayas, caminan tranquilamente por una calle de Melilla. De la mano. Como si fueran una pareja más que pasea por este enclave español del norte de África. Aunque, realmente, solo hayan pasado unos minutos desde que pusieran un pie por primera vez en la ciudad, a la que llegaron en una embarcación clandestina cargada de inmigrantes, fletada por una organización dedicada al tráfico de seres humanos y que, según la Guardia Civil, ha inaugurado un “novedoso” método para introducir sin papeles en la localidad sin levantar sospechas: hacerlos pasar por enamorados.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2pyD5gU

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s