El Celta cae de pie en Old Trafford

Con un gol en contra digerido a lo largo de una semana, ni la mística de Old Trafford puede ser disculpa para ser tímido. El Celta no lo fue. Cayó con sus armas, con la pelota en campo contrario, su presión alta y su vibrante esfuerzo colectivo en esas persecuciones individuales que tanto le dan y, en alguna ocasión, también le quitan. Volvió a ganar el Manchester United, pero no calcó el partido de Balaídos. Entendió, eso sí, los ritmos que debía imprimir y pareció dominador, pero también debió trabajarse el triunfo. Supo que iba a ser así desde que al tercer minuto Iago Aspas ya había desbordado en dos ocasiones a Darmian para explorar la línea de fondo, desde que entendió que el músculo no le valía para ganar las disputas, que eran del Celta. Había determinación y empeño en los chicos de Berizzo, no les bastó para derrotar a un gigante, pero sí para dejar para el recuerdo una inolvidable campaña en su regreso al continente. El techo del equipo ha quedado atrás y se sitúa ahora en las semifinales, la misma estancia alcanzada en la Copa del Rey. Se le resiste al equipo de Vigo ese título que busca para sus yermas vitrinas. Tampoco está claro si, en su modestia, cabe demandárselo.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2r5yR0m

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s