La profesión más antigua en la China más moderna

Durante el día, Jinjin colabora con una ONG y promueve el sexo seguro, reparte condones y educa a las prostitutas de Pekín sobre cómo evitar las enfermedades de transmisión sexual y sobre sus derechos. Por la noche, en un club de alterne, es una más de ellas. Con un cuerpo rotundo lleno de curvas y una sonrisa pícara, no tiene dificultades para conseguir clientes.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2pr9idV

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s