Trogneux, 64, Macron, 39. ¿Y qué?

Hace apenas un mes, el recién electo presidente de Francia aludía en Le Parisiene a la homofobia “rampante” que se desprendía de los rumores que lo relacionaban con Matthieu Gallet, el presidente de Radio France, porque obviamente, un hombre de su edad con una mujer de la edad de Trogneux no puede ser sino una tapadera para su homosexualidad. Y desde ahí, Macron extendía una respuesta a la crítica social y mediática que desde hace meses recibe por una historia de amor que sí, que encajaría como folletín o telenovela o serie de sobremesa o producción romántica al estilo Hollywood. La cuestión no es que ocupe lugar en el espacio público —más cuando el presidente ha insistido en posicionar a su mujer como parte no solo de su vida privada, sino política—, sino cómo lo ocupa, y qué premisas se derivan de ello.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2qBsExg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s