Guerra de narcos en las calles de Barcelona

Cuando abre la puerta de su piso ocupado, no sabe muy bien qué decir. Por muchas pastillas que tome, apenas logra conciliar el sueño. El 1 de enero, a las nueve y media de la noche, un sicario se acercó al Honda Civic plateado en la avenida de Meridiana de Barcelona y mató a su marido, Whander Suárez, de 32 años, que viajaba sentado en el asiento trasero. Delmy, el conductor, logró salvar la vida casi de milagro. Whander, alias el Colorao o el Pinto por las pecas que tenía, lideraba un grupo de dominicanos con peso en el tráfico de drogas, según fuentes policiales. “Era peluquero”, defiende su mujer. Juntos tenían una hija de seis años.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2qh21dP

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s