Triumph: el valor de un icono británico

Fue a finales del siglo XIX cuando compañías británicas dedicadas principalmente a la producción de bicicletas deciden dar el salto a la motorización. Iniciaron así la fabricación de este revolucionario vehículo marcas como Royal Enfield (1893), Villiers (1888), Triumph (1889), Norton (1902), Velocette (1904), AJS (1911), Matchless (1899) o Brough Superior (1919). Tras un tímido inicio, propio de un mercado aún incipiente, la I Guerra Mundial supuso un impulso para muchas de ellas gracias a los pedidos del Gobierno con fines bélicos.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2pvjrqd

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s