No son tascas, son furanchos

Cuando se conduce por las carreteras secundarias de Galicia en invierno, primavera y principio de verano hay que estar atento por si se divisa una rama de laurel colgada en la verja o el muro de una casa. Es la señal: ahí hay un furancho.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2rh77X5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s