El matrimonio de los ochomiles

La cima a cualquier precio siempre ha sido una estupidez, un deseo egocéntrico y egoísta que es el motor del alpinismo y, al mismo tiempo, su ruina. El alpinismo auténtico, el del compromiso y la exploración, existe porque siempre ha habido hombres y mujeres capaces de olvidar su vida para explorar la cara desconocida de una montaña. Pero también existen hombres y mujeres capaces de todo con tal de colarse en la cima. “El estilo es muy importante, y más ahora que casi todo puede conseguirse pagando”, recuerda la italiana Nives Meroi. Y eso mismo, el estilo, la forma de enfrentarse a una montaña, la ética o los medios empleados, separa a los alpinistas de los turistas. No puede hablarse de Nives Meroi (56 años) sin hablar de su marido, Romano Benet (55), ni se puede mentar a Benet sin citar a Meroi. Matrimonio y cordada, ambos acaban de lograr un hito en la historia de la conquista de las 14 montañas más elevadas de la Tierra: es la primera pareja que escala de la mano las cimas más codiciadas y ambos son los escaladores de mayor edad en hacerlo sin oxígeno artificial. Además, en su periplo, que se ha estirado casi por espacio de 20 años, nunca han contratado a sherpas que acarreen sus mochilas montaña arriba, y han prescindido de cuerdas fijas siempre que han podido.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2qUVbOp

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s