Viaje a la pesadilla de las dietas ultrasaludables

Había una señora en el pueblo de mi abuela que iba casi levitando por la plaza: pálida, casi etérea, hablando medio alelada. “Se hace purgas con agua de Carabaña” me dijo mi abuela por lo bajini. Se decía de esta señora que sólo comía verduras hervidas. Esta pretensión angélica es lo que me viene al cerebro, así de primeras, cuando veo asomar por algún lado esta nueva ola del clean eating, del detox, de la supersalud y los superalimentos.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2quBvQa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s