Un iPad hecho en Corea del Norte

La autosuficiencia es una de las obsesiones del régimen norcoreano. Ante el aumento de las restricciones que recoge el embargo dictado por Naciones Unidas, el país que tiene en vilo al mundo con sus constantes pruebas de misiles necesita producir de forma autóctona casi todo lo que consume. Incluso China, su principal aliado, parece estar cansándose del órdago continuo que Kim Jong-un lanza al mundo y ha decidido dejar de importar su carbón, que es la principal fuente de divisas de Corea del Norte. Pero la dinastía comunista de los Kim no se conforma con cultivar suficientes alimentos para evitar hambrunas como la que provocó una tragedia en la década de 1990. Con una clase media en modesto crecimiento, el país también quiere subirse al carro de la tecnología.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2rixM6L

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s