España, laboratorio migratorio de Europa

Saliiiidaaaa! ¡Máaaalagaaa!”. Son las 21.30 de un miércoles cualquiera. Pero en Melilla, enclave español incrustado en la costa norteafricana, es un día especial. Grupos compactos de subsaharianos, enfundados en sus mejores prendas, gritan, se hacen fotos y se abrazan a las puertas del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI). Agitan unas carpetas azules donde custodian lo más preciado que han conseguido desde que empezaron el viaje, hace meses o incluso años, rumbo al Viejo Continente: los documentos que esta noche les permitirán embarcarse en un ferry y llegar a la península —la “gran España”, como la llaman—, donde esperan iniciar una nueva vida lejos de sus países y lejos de Melilla, la última parada antes de entrar a Europa.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2rnCqk7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s