Un lago en Marte como los de la Tierra

Hace aproximadamente 3.600 millones de años, el impacto de un meteorito excavó un cráter de más de 150 kilómetros de diámetro en el ecuador marciano. El cráter, denominado Gale, exhibe en su centro una enorme montaña de 5,5 kilómetros de altura. Poco después de la formación del cráter, el aporte fluvial desde terrenos circundantes lo llenó de agua, formándose un lago con una gran isla central que se mantuvo estable posiblemente durante algunas decenas de millones de años. El rover Curiosity nos ha ayudado a determinar que el lago del cráter Gale era de agua dulce y no particularmente ácida, que contenía todos los ingredientes básicos que forman la estructura química de los seres vivos, y que tenía fuentes de energía. En un nuevo estudio publicado hoy se definen las condiciones geoquímicas que prevalecían en el lago: el agua estaba estratificada, presentando características químicas y físicas distintas entre el agua superficial y el agua más profunda.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2sjgtTd

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s