“A dónde vas, Casemiro”

Cuando por fin empezó a hablar de lo más íntimo que le atormentaba desde niño, Casemiro le dijo a su madre, Magda, que cuando ella lo llevaba a los partidos a jugar él se preguntaba por qué no estaba allí su padre. Lo cierto es que su padre lo había abandonado cuando él tenía tres años, y Casemiro creció con su madre y dos hermanos pequeños en el barrio más pobre de la ciudad brasileña de San José de Campos. No cabían en casa: el chico emigraba por la noche a los domicilios de su tía o su abuela. Por eso del fútbol profesional lo primero que recuerda es una habitación: la del centro de entrenamiento del São Paulo, su primer cuarto.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2qQpB4T

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s