El Frente Nacional no encuentra su rumbo

Hace semanas que la sonrisa de Marine Le Pen luce forzada. Y no es para menos. La hija del fundador del FN, Jean-Marie Le Pen, sabe que este domingo y el próximo no están solo en juego los escaños que pueda obtener el partido que preside. También arriesga su propio liderazgo, tras una campaña que llevó a la formación a obtener los mejores resultados de su historia —33,9% de votos en la segunda vuelta— pero que, en el contexto nacional e internacional en que se produjeron, fueron decepcionantes —e insuficientes— para un partido que ya se veía como la nueva gran fuerza política de Francia y ariete del populismo de derechas en Europa. La formación llega abiertamente desunida ante las elecciones legislativas. Y sin fondos dado que, según ha denunciado Le Pen estos días, ningún banco está dispuesto a prestarles dinero. Las elecciones a la Asamblea Nacional pueden suponer la tabla de salvación de Le Pen o el argumento final de los que consideran que el futuro del partido pasa, ante todo, por cambiar un apellido ligado desde su nacimiento al movimiento.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2rRJkk1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s