Si lo dice un famoso, seguramente es falso, caro o malo para la salud

En los últimos días se ha vuelto a visibilizar un problema que los estudiosos tienen identificado desde hace tiempo: los famosos pueden ser un gran problema cuando se lanzan a opinar sobre cuestiones de salud. Lógicamente, no se trata de que no tengan derecho a equivocarse sino del increíble poder que ejercen sobre la población con sus mensajes. Javier Cárdenas resucitando un peligrosísimo bulo sobre las vacunas y el autismo (una relación mil veces desmentida por la ciencia) o Rosa Montero denunciando una campaña orquestada contra la homeopatía (en el mismo periódico que ha publicado una veintena de temas críticos en el último año). Pero también están Isabel Preysler y sus batidos verdes, los faciales con caca de pájaro de los Beckham, los tratamientos detox de Gwyneth Paltrow, Mariló Montero dudando de si el alma del muerto se trasplanta con sus órganos o la última dieta de cualquier famosa televisiva.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2rcAqtm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s