Historia de un desafío en cinco actos

Lo primero que Artur Mas pidió fue dinero. El “pacto fiscal”. Casi cinco años después, el Gobierno de su sucesor, Carles Puigdemont, ha anunciado la fecha y la pregunta de un referéndum de independencia que estaría, si se celebra, fuera de la ley, y con el que pretende —si triunfase el sí—que Cataluña se separe automáticamente del resto de España. Entre medias ha habido un reguero de declaraciones de intenciones y hechos consumados con los que la Generalitat catalana ha ido asfaltando su camino. La respuesta del Gobierno del PP ha sido siempre la misma: impugnar cada envite ante los tribunales y esperar a que un día cesaran. Este es un resumen de lo sucedido en un lustro vertiginoso en el que una institución del Estado, la Generalitat, se declaró al margen de las leyes del Estado.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2scS9G0

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s