Un (ex) presidente no tan excepcional

Después de dejar la Casa Blanca, a Barack Obama se le ha visto disfrutar de un deporte que como presidente se le había vetado por el riesgo que supone, el kitesurf, y dedicarse a algo que como gobernante también tenía prohibido: ganar mucho dinero y muy rápido. Hace unas semanas se hizo público que un fondo de inversión llamado Cantor Fitzgerald le pagará 400.000 dólares por dar una conferencia sobre sanidad el próximo mes de septiembre. Poco antes, se supo que él y su esposa, Michelle, habían vendido sus memorias por unos 61 millones de dólares (55 millones de euros), según el Financial Times y otros medios, aunque donarán una parte a su fundación.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2t1tvEE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s