Cuando las matemáticas del “no hacer nada” funcionan

¿Es mejor sentarse y esperar a que llegue el autobús o tardaremos menos caminando hasta nuestro destino? Si no hay sitio para aparcar el coche, ¿es mejor seguir dando vueltas o quizá esperar pacientemente a que salga alguien y ocupar entonces su plaza de aparcamiento? ¿Es conveniente cambiar de carril en un atasco si la circulación en los de al lado parece ser más fluida? ¿Y qué cola del supermercado es mejor si las demás siempre parecen ir más rápido?

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2tgBlKL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s