Qué necesidad

Uno de los momentos más confusos del aficionado de fútbol se produce cuando cree que al terminar el partido hay que seguir animando a sus ídolos. Esto produce escenas incómodas en la calle, pues se les aclama haciendo sonar el claxon del coche o se les asalta para hacer una foto, y escenas terroríficas en escenarios en los que el jugador y el fan tienen los mismos deberes, o sea el Ministerio de Hacienda. De esta manera, hay aficionados futbolísticos de Cristiano Ronaldo que también son aficionados fiscales suyos; que han seguido con la misma regularidad sus goles que sus declaraciones de la renta, y son capaces de destripar sus movimientos y su eficacia sobre el campo que el registro de sus derechos de imagen y la legalidad de los mismos. Nada que objetar: puede que tengan razón. Pero deberían esperar a que la justicia la impartan tribunales populares madridistas.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2spRBcZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s