El parte médico constata que Fandiño murió en el hospital

El torero Iván Fandiño falleció en un quirófano del hospital de Mont de Marsan, adonde fue trasladado veinte minutos después de la cogida (un miembro de su cuadrilla, conmocionado aún por lo ocurrido, manifestó en un principio que el diestro estuvo casi una hora sedado en la plaza) por una UVI móvil, según fuentes médicas francesas que participaron en la atención al paciente. En el trayecto desde la localidad de Aire sur l’Adour al centro hospitalario, que dista 33 kilómetros, recibió una transfusión de sangre y superó un paro cardíaco. Llegó con vida al hospital (en un primer momento se dijo lo contrario), donde fue atendido inmediatamente por un equipo de cirujanos, dirigidos por el doctor Mathieu Poirier, que nada pudieron hacer por salvarlo. El propio médico explicó después que el diestro tenía el hígado reventado y la vena cava seccionada, y que los daños en los pulmones, hígado y riñones eran irreversibles. La muerte de torero en la mesa de operaciones explica que no se le practicara la autopsia al fallecer en el curso de un acto médico.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2sna8s3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s