De mercenario-golpista a espía al servicio de Obiang

Mann es el único testigo que ha presentado la defensa de Teodorín que se enfrenta a una condena de diez años de prisión y a una multa de 50 millones, casi la mitad de sus bienes embargados en Francia.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2tTjH0y

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s