El presidente de Brasil resiste y abre una guerra con el poder judicial

Cada vez más contra las cuerdas y envuelto en un proceso lleno de similitudes con el que hace 14 meses le permitió derribar a su antecesora, Dilma Rousseff, el presidente de Brasil no solo no va a dimitir sino que está dispuesto a supeditar toda la política del país a una cruzada personal por la supervivencia en el poder. Temer fue uno de los hombres que en la primavera de 2016 conspiró para que el Congreso Nacional destituyese a Rousseff, de la que él mismo era vicepresidente. Entonces se alegaba contra la presidenta izquierdista un llamado “crimen de responsabilidad”, una especie de delito político consistente en ocultar al Congreso maniobras presupuestarias para maquillar el déficit público.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2sOAXpm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s