¿Qué hacemos con los turistas?

Piensen en el contraste de estas dos frases que usamos habitualmente cuando definimos un lugar: “Es un sitio de turistas” o bien “Es un sitio auténtico”. Está claro cuál es la frase negativa, pero ¿por qué un sitio de turistas no es bueno? Lo asociamos a que es caro, a que la calidad puede ser dudosa; que sus productos, su decoración, no representan el lugar, sino una versión de escaparate que reconstruye aquello que el turista cree que es típico de allí. En resumen, todo lo sitúa en un espacio irreal, de artificio y falsedad. Entonces, ¿qué estamos haciendo con ciudades que son eso, turísticas? Cualquiera puede responder: creamos lugares irreales de artificio y falsedad. Parques temáticos. Algo que era divertido se ha convertido en una pesadilla.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2stiPTa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s