“No despilfarréis 95 millones como hice yo”

El río de millones sobre el que navegan muchos deportistas de élite se cobra de vez en cuando algún náufrago. Antoine Walker es un ejemplo palpable de hasta qué punto son capaces de despilfarrar algunos jóvenes multimillonarios. Walker, que el próximo mes cumple 41 años, se retiró en 2008 después de 14 temporadas en la NBA. Entonces tenía 31 años y había amasado una fortuna de 108 millones de dólares, unos 95 millones de euros. En 2010 ya se había declarado en bancarrota. Debía 10 millones de euros y sus activos ascendían a tres. Subsistió con los modestos ingresos que le procuraba su vuelta a las canchas en la Liga de Desarrollo, una especie de Segunda División. En 2012, trascendió que, a través de un testaferro, había vendido el anillo de campeón, que consiguió con Miami en 2006, por 18.900 euros.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2sGmJn8

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s