La caída de la Stalingrado italiana

Los obreros entraban a ritmo militar a la fábrica mientras los niños desfilaban de dos en dos hacia el colegio, pegado también al complejo industrial. Hubo un día en que Sesto San Giovanni fue el motor industrial de Lombardía (norte de Italia) y el cuartel general de la izquierda y sus ramificaciones sindicales. La Stalingrado italiana, como siempre la han llamado, resistió más que nada y nadie al fascismo y alumbró las protestas más sonadas. Hablar de feudo rojo sería corto. Pero el pasado 25 de junio, por primera vez desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la izquierda perdió las elecciones y dejó al municipio en manos de la coalición formada por Forza Italia, Liga Norte y Fratelli di Italia. Un símbolo, junto a otros lugares como Génova, de la infiltración de la derecha en el cinturón rojo italiano.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2uWGp7O

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s