La semana de furia del veterinario

“¡Atención! Como muchos de vosotros ya sabéis, la Clínica Veterinaria Casas ha cambiado de propietarios. No obstante, quien quiera contactar con el veterinario Jordi Casas para continuar cuidando a sus animales, puede llamarlo. ¡Os atenderá inmediatamente! Gracias”. Con ese mensaje, Casas se despidió de la clínica que llevó durante 12 años en Corbera (Barcelona). La dejó en 2014. El jueves, fue detenido después de tirotear a dos policías, intentar atropellar a otra patrulla y huir montaña a través armado con un arma larga, una especie de AK-47.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2tRIZ24

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s