Anarcoma, un travesti contra el posfranquismo

Entre Las once mil vergas, de Apollinaire; La máquina de follar, de Bukowski; el Diario del ladrón, de Genet; el Carvalho de Vázquez Montalbán y los renglones más torcidos de Chester Himes se movía y se mueve Anarcoma, el travesti-detective de Nazario. Una mala bestia con un poco de entrañable y un mucho de infernal. Van para 40 años ya de las aventuras en cómic de aquella criatura que vio la luz del día —pero sobre todo la de la noche— en las páginas de la revista Rambla, primero, y en las de El Víbora, después. Aquellos eran puros productos de la contracultura y el underground barcelonés (recuérdese que sus editores quisieron llamar a El Víbora, aquel “mensual solo para adultos” a 100 pesetas la unidad, Goma-3, y la autoridad competente, por lo que se ve absolutamente competente, lo prohibió).

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2u6WwTL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s