El legado de Ueli Steck

Nunca se sabrá qué provocó la caída que acabó con la vida del genial alpinista Ueli Steck mientras escalaba la vía normal del Nuptse (pico colindante con el Everest). Su cuerpo no se devolvió a su Suiza natal, sino que fue incinerado en el monasterio budista de Tengpoche a principios de mayo. Su desaparición pone fin a la carrera de un hombre empeñado en revolucionar la manera de entender el himalayismo. La posteridad no debería quedarse únicamente con sus récords de velocidad estratosféricos, sino entender que su carrera es el prólogo de una renovada manera de escalar montañas.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2u6zkVc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s