Por qué los mejores deportistas son cada vez más viejos

El 16 de abril de 2003 Albert Costa jugó su partido “más increíble”. Era la segunda ronda de Montecarlo, Costa venía de ganar Roland Garros el año anterior y, con 26 años, era el número 7 del mundo. Su rival aquel día era un joven de 16 años que solo había jugado tres partidos en el circuito profesional: Rafael Nadal. “No será para tanto”, pensó Costa. Nadal ganó en dos sets. Cuando se fueron a saludar a la red, Costa dijo en catalán a Nadal: “Suerte”. Nadal, aún concentrado y sin mirarle, le respondió: “Gracias”. Era el primer top 10 que Nadal ganaba en su carrera.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2uenHMJ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s