La doble vida de Ben Affleck

Cuando Ben Affleck era niño, le pidió a su madre tener un perro. Ella le prometió uno si superaba una prueba: pasear un perro imaginario una semana. El pequeño Ben cumplió obedientemente durante cinco días, pero fue incapaz de rematar la faena dos días más y se quedó sin mascota.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2t5SWoW

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s