Gloria Fuertes en su centenario: un ejército de una sola mujer

Cuando la editorial Blackie Books me propuso armar un libro a mi manera sobre la vida y la obra de Gloria Fuertes pensé que iba a ser muy difícil que la gente se saltara el cliché que se cernía sobre ella: ese lugar común que decía que sus poemas eran pueriles, siempre de rima consonante y de escaso interés para los seres humanos de mucho pensar. Me parecía complicado por dos motivos. Primero, porque su personaje mediático había eclipsado por completo a su obra poética. Y segundo, por lo inclasificable de la Gloria Fuertes real, difícil de asimilar por los partidos políticos —era feminista, pacifista, lesbiana, creía en un dios inventado por ella— y difícil de asimilar también por el mundo académico, porque Gloria tenía un estilo directo, con juegos de palabras sencillos, sin florituras. Ella misma lo tenía claro: “En la única academia en la que me han dejado entrar es en la de conducir“. Veía casi imposible cambiar la tendencia.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2vcy6J4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s