Los pigmeos bambuti piden tierra

Llegar hasta el bosque de Itombwe y sus habitantes no es sencillo. Una pista fangosa sale de Bukavu, la capital de esta región, y atraviesa esta zona montañosa, cruzándose con una multitud de milicias armadas en la República Democrática del Congo. El acceso es difícil para todos, desde los habitantes hasta las ONG que quieran intervenir en la zona, pero también para los comerciantes y propietarios que deseen explotar el coltán, el oro o la madera que se encuentran en ella. En pleno corazón de la segunda cuenca forestal del planeta, una riqueza inigualable de biodiversidad se ha conservado así a través de los siglos, donde campan elefantes, árboles, pájaros tropicales y, sobre todo, los últimos gorilas del planeta.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2eSV6G3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s