Garoña asume el adiós de su central

La vida en el Valle de Tobalina, en la provincia de Burgos, sigue su curso tranquilo ajeno a la polémica. En una semana en la que el Gobierno anunció el cierre definitivo de la planta nuclear de Santa María de Garoña, en los pueblos de alrededor casi no se nota el adiós a su central. No es siquiera tema de conversación. “Es algo que estaba asumido. Este es un debate que ya se superó. No existe polémica desde 2012”, explica José María Martínez, alcalde pedáneo de Santa María de Garoña, a dos kilómetros de la central.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2ux2aKV

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s