La cena de amigos que acabó con los dos comensales muertos en Francia

Los platos y cubiertos seguían cuidadosamente colocados sobre la mesa cubierta con un mantel a cuadros blancos y rojos dispuesta en la terraza ajardinada de la casa de Lucien Perrot, de 69 años. A Pépère, como le llamaban todos, le gustaba cocinar para sus amigos. Sobre todo para Olivier Boudin que, aunque tenía una treintena de años menos, se contaba entre sus amistades más estrechas. La noche del 3 de agosto hacía buen tiempo y Pépère preparó para Olivier un buen chuletón de ternera en la barbacoa, un menú regado con abundante vino y acompañado —esto es Francia— de queso camembert y una baguette. No llegaron a dar cuenta de todos los manjares.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2vJfT5S

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s