La reconstrucción de una vida sin bombas de un refugiado sirio en Madrid

Cuesta imaginar a Nedal Mustafa, de 27 años, sorteando balas y bombas para ir a clase en la universidad del centro de Damasco cuando te lo cuenta sentado en el salón de su piso compartido del madrileño barrio de Villaverde Bajo. “Era horrible, las calles no eran seguras y tenía miedo”, recuerda con un español aún rudimentario, mientras se le borra por un momento la sonrisa limpia y perenne que usa como muleta para su timidez.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2vYnPjs

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s