Cádiz prohíbe las barbacoas en la playa que quiso convertir en récord mundial

Eran días de vino y rosas. O mejor, de brasas y pinchitos. Las barbacoas que se celebraban en las playas de Cádiz, para festejar el Trofeo Ramón de Carranza de fútbol, eran un evento familiar, popular y divertido. El rédito turístico y, de paso, político parecía evidente. En el verano del año 2000, la alcaldesa del PP, Teófila Martínez, animó a los gaditanos a participar en “la mayor concentración del mundo de personas alrededor de barbacoas”, título con el que pretendían registrar en la Sociedad Guinness de los Récords la hazaña de reunir a 150.000 personas (Cádiz tenía entonces 140.000 habitantes, hoy, 119.000). Pero el idilio con las brasas pronto terminó. El desmadre se hizo mayúsculo: el evento familiar se convirtió en un macrobotellón de importantes consecuencias medioambientales que ya nadie quería.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS http://ift.tt/2wRv8qv

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s