Boca-River, la Final

En una pared de Buenos Aires, una pintada futbolera le proclama amor eterno a su equipo: “No son 90 minutos, es toda una vida”. La final a doble partido de la Copa Libertadores que Boca Juniors y River Plate comienzan a jugar este sábado (21.00, #Vamos y Movistar Liga de Campeones) con la ida en la Bombonera y terminarán de definir dentro dos semanas en el Monumental rezuma ese halo de inmortalidad: pasará mucho tiempo y se seguirá hablando de lo que ocurra en 180 minutos de los que no cabe esperar un gran espectáculo deportivo pero sí un géiser de emociones. El yin y el yang del país de Alfredo Di Stéfano, Diego Maradona y Lionel Messi, los dos equipos más opuestos y complementarios, definen al campeón de América y a uno de los posibles rivales del Real Madrid en el Mundial de Clubes, pero eso parece poca cosa en comparación a lo realmente que está en juego: saber quién asesta el mayor golpe de autoridad en la historia del superclásico de un fútbol que año a año acentúa su tribalismo, con hinchas que se distancian de la selección y se refugian en sus equipos.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS https://ift.tt/2qEV9YY

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s