Más rápido, más alto, más fuerte, más nazi

En junio de 1936, la atleta judía Gretel Bergmann igualó el récord alemán de salto de altura en el estadio Adolf Hitler de Berlín. De este modo conseguía plaza para competir en los Juegos Olímpicos de Berlín, que se disputaban un mes después. ¿Podía una judía colgarse la medalla de oro representando a la Alemania nazi? ¿Podía Hitler presumir de una saltadora judía mientras exterminaba a millones de ellos?

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS https://ift.tt/2z8qNmn

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s