Los suburbios: el talón de Aquiles de Trump

La del martes 8 de noviembre de 2016 iba a ser una noche de celebración para Kim Wright. Se fue con sus hijos a casa de una vecina, en los suburbios de la ciudad de Richmond, en Virginia. Se habían inventado hasta un juego para los niños: llevaron un gran mapa de Estados Unidos y un montón de bengalas, que los críos deberían encender y colocar encima de cada Estado en que ganara Hillary Clinton. Aquello acabó como acabó. Veinte bengalas. Así que Wright se fue a casa, acostó a los niños, se puso a ver el final del recuento en televisión y, deprimida, agarró una botella. “De vodka”, añade Wright, de 47 años, entre carcajadas. “Definitivamente, fue una noche de vodka”.

Seguir leyendo.

from Portada de EL PAÍS https://ift.tt/2RL5YUI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s